Al-Andalus: conquista, emirato y califato.

b>AL-ÁNDALUS: CONQUISTA, EMIRATO Y CALIFATO.
Hasta entonces, la Península estaba gobernada por los visigodos (476-711). El rey Leovigildo consiguió la unificación de la Península (569-586) bajo su reinado y el rey Recaredo firmó el tercer Concilio de Toledo (589), que convirtió al cristianismo a él y al pueblo visigodo. Pese a ello, la monarquía era débil y basada en la herencia, lo que facilitó la invasión musulmana.


PROCESO DE CONQUISTA
La conquista peninsular se pudo llevar a cabo debido a dos factores:
• Crisis monárquica: debido a las crisis económica, social y a las conspiraciones por el trono. El rey Witiza había legado el trono a su hijo Agila, pero cuando murió, el duque Rodrigo lideró una revuelta y ocupó el trono. Witiza pidió ayuda musulmana.
• La expansión del Islam: el gobernador del norte de África, Musa, decidió conquistar la Península gracias al apoyo de Witiza y del conde Julián, gobernador de Ceuta. El ejército musulmán era superior en número, entusiasmo, habilidad y estrategia.
"Entrevista" Muça-Tariq


La conquista comenzó con la entrada a través de Gibraltar de un amplio ejército musulmán liderado por Tariq, lugarteniente de Musa. En la batalla de Guadalete (711) derrotaron al ejército visigodo y mataron en combate a Rodrigo. Un nuevo ejército, dirigido en persona por Musa, se unió al de Tariq en Toledo y en apenas tres años se extendieron por toda la Península sin encontrar resistencia, excepto en la zona cantábrica y pirenaica.


Los territorios conquistados se ocuparon mediante rendición incondicional (sometimiento mediante armas) o pactada (sometimiento voluntario; se respetan los derechos y tierras). La Península pasó a llamarse Al-Ándalus durante todo el gobierno musulmán.


EL EMIRATO
1-Dependiente (714-756): la Península era una provincia del califato de Damasco. Fue un periodo de inestabilidad política marcado por batallas como la de Covadonga (722) que proclamó la independencia del reino de Asturias, y la derrota en la batalla de Poitiers (732) que impidió el avance musulmán hacia los Pirineos.
Territ.Al-Ándalus.Junta Andalucía.


2-Independiente (756-929): en el 750, la dinastía de los Omeyas, que gobernaba Damasco, fue asesinada por la dinastía de los Abbasíes, que trasladaron la capital del califato a Bagdad. Solo un miembro de los Omeyas, Abd-al-Rahmán I logró sobrevivir, llegó a la Península y con el apoyo que encontró proclamó Al-Andalus como emirato independiente, que reconocía al Califa Abasí como líder espiritual, pero no como líder político. La capital se estableció en Córdoba y se produjo la consolidación de Al-Ándalus.


EL CALIFATO DE CÓRDOBA 
Los califas musulmanes importantes:
Abd-al-Rahmán III (912-961): fue el creador del califato, que proclamaba la independencia de Al-Andalus en el terreno espiritual, revindicando la legitimidad de su dinastía (los Omeyas) y convirtiendo a Al-Andalus en un territorio independiente a nivel político y religioso. Este periodo representa el momento culminante del poder político musulmán. Este califa residía en el alcázar de Córdoba, junto a la mezquita.
Al-Hakan II (961-976): política basada en el amor a la paz y la cultura. Mantuvo buenas relaciones con los reinos cristianos del norte, edificó el mihrab de la mequita de Córdoba y fundó una enorme biblioteca.
Con  Almanzor (976-1002): el califato se convirtió en una dictadura militar mantenido bajo las victorias de su ejército mayoritariamente bereber. Lideró campañas contra los reinos cristianos por el simple hecho de destruir y se proclamó hachib (primer ministro).


La muerte de Almanzor supuso el fin del califato, debido a la lucha entre los diferentes grupos que hicieron que los califas perdieran poder. Hasta 1031 existieron más de 30 califas, por lo que este periodo fue muy turbulento y provocaría que algunos de los que lucharon por el poder se autoproclamaran reyes, independizándose del califato y naciendo los reinos de taifas. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario