Al-Ándalus: economía y sociedad.



"En el periodo de invasión musulmana de la península ibérica se produjeron grandes transformaciones económicas y sociales. La economía antes rural paso a ser mayoritariamente urbana; y la población se hizo muy heterogénea.
Economía
Noria y canal-Abarán (MU)
Agricultura y ganadería. La base de la economía andalusí era la agricultura, que se innovó durante la ocupación musulmana gracias a la introducción de las técnicas de regadío, al difundir sistemas que aprovechaban al máximo el agua disponible. Los árabes mejoraron las antiguas técnicas romanas de abastecimiento de agua para usarlas en la agricultura, y difundieron nuevos sistemas de irrigación, acumulación o distribución; como circuitos de acequias, norias para la extracción, molinos, y bancales o terrazas para modelar el terreno y aumentar la productividad. Se introdujeron también nuevos cultivos: el arroz, la caña de azúcar, los cítricos, el algodón o el azafrán. A pesar de la extensión del regadío los cultivos principales seguían siendo los de secano, como las legumbres, y, sobretodo, la trilogía mediterránea: cereales, vid y olivo, que continuaron siendo explotados con sistemas similares a los de los romanos o visigodos. La estructura de la propiedad no se modificó y predominaron los latifundios, explotados por los grandes terratenientes, aunque la mayoría de la población poseía pequeñas propiedades.   
La cría de ganado era una práctica común, principalmente de ganado ovino, bovino y caprino. La ganadería ovina fue la más importante, se aprovechaba la lana y la carne, y en la época califal practicaba ya la trashumancia. La ganadería porcina descendió debido a las prohibiciones del Corán.
 En la artesanía destaca la industria textil, con la lana, el algodón y lino para la fabricación de tapices o vestidos, y los brocados de seda como industria de lujo. Eran importantes también el trabajo de cuero y pieles de Zaragoza, y la cerámica, el vidrio, y los productos de lujo como oro, plata y marfil en Córdoba. Los artesanos eran numerosos y se encontraban asentados en los barrios de las ciudades. Los árabes introdujeron el papel en Europa gracias a su contacto con los chinos, y tuvo una gran repercusión en la cultura del momento.
Comercio. Destacan los zocos, mercados permanentes de las ciudades que forman el eje principal del comercio interior. Junto a estos se encontraban la alcaicería destinada al comercio de lujo, y las alhóndigas que servían como depósitos de mercancías. La acuñación de dos tipos de monedas, el dirham de plata y el dinar de oro, facilitó también la intensa actividad comercial. En cuanto al comercio exterior, los musulmanes impusieron una gran actividad en contraste con los anteriores siglos. Dominaban la vertiente meridional y oriental del Mediterráneo y existían múltiples contactos que unían las redes comerciales del norte de África, Europa y Próximo Oriente. Sus redes llegaban incluso hasta Bizancio o la India, y gracias al control de la ruta del oro sudanés se dinamizó el intercambio comercial en todo el mundo musulmán. De Europa llegaban pieles, metales, madera, armas o esclavos y de Oriente especias y productos de lujo. Se exportaban excedentes agrícolas (principalmente aceite), minerales, tejidos, oro, plata…. Del norte de África se obtenían esclavos, oro y cereales.

Sociedad
Grupos étnicos, religiosos y sociales. Dentro del grupo de los musulmanes la aristocracia árabe, a la que se añadieron algunos sirios, constituía el grupo dominante, poseyendo grandes latifundios y altos puestos de administración, aún siendo el grupo minoritario en la sociedad andalusí; los bereberes, eran un pueblo militar procedente del norte de África, más numerosos que los árabes, pero fueron establecidos en tierras de menor entidad; los muladíes, cristianos convertidos al Islam, querían evitar los impuestos personales e integrarse en la sociedad.
Entre los no musulmanes, los judíos, que vivieron en un período de tolerancia en contraste con la persecución visigoda, tenían libertad de culto pero inferioridad legal; los mozárabes, cristianos habitando en territorio musulmán, no tenían ningún poder político, protagonizaron revueltas contra Córdoba junto a los muladíes. Estos dos grupos, mozárabes y muladíes, eran los hispanovisigodos, que socialmente eran la clase más baja.
En general la sociedad estaba dividida económicamente en la aristocracia dueña de tierras y cargos públicos y la clase popular, a la que pertenecían la burguesía urbana, los muladíes o los esclavos, aunque también se puede distinguir una clase media de mercaderes, industriales e intelectuales. Se diferenciaban distintos grupos según el nivel de riqueza pero era una sociedad estamental y de tipo feudal.
Plano ciud. musulmana. IES G.Capitán
La ciudad. La mayor parte de la población vivía en el medio rural, pero las ciudades adquirieron gran importancia, estimulando la producción industrial y el comercio. La ciudad andalusí es amurallada, con plano irregular, calles estrechas y en ocasiones sin salida. De las mezquitas salían las calles que iban directamente hacia las murallas. El núcleo principal es la medina, que normalmente esta amurallada. Aquí se encuentran los edificios más importantes: la mezquita, centro de oración y enseñanza; la alcaicería, zona dedicada al comercio de lujo; el zoco y las alhóndigas, que servían como depósitos de mercancías. 
Una vez que la población crecía, se distribuían hacia fuera de las murallas los arrabales, barrios residenciales que se pegaban a la muralla. El califa, gobernador de la ciudad, habitaba en el alcázar, palacio fortificado situado en la parte más elevada.
Las ciudades más importantes en Al- Ándalus fueron la Granada nazarí, la Sevilla almohade y sobre todo la Córdoba califal, que llegó a ser la ciudad más importante de Europa Occidental."

VIDEOS:
Nos recomienda estos videos:
  1. Economía ArteHistoria 
  2. La casa musulmana. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.