Belchite.

   Impone Belchite. 



   
   Un paseo por sus calles te hace revivir el pasado, ser testigo directo de la batalla. Es cierto que el pueblo viejo ha sufrido, además de la guerra, el paso del tiempo. Unos minutos en el silencio de sus calles, en la sombra de sus muros, con el eco de sus disparos te llevan al pasado y sobre todo a tu interior.
  
    Quedan heridas de la lucha: cicatrices de las balas, de los morteros, casas hundidas...y el silencio de un pueblo que desapareció.
   En la puerta de la iglesia alguien escribió los versos de una jota:






Fuente: Googles Sites
       


Entre agosto y septiembre de 1937 Belchite forma parte del plan de recuperar Zaragoza. Finalmente los republicanos logran tomar el pueblo. Se calculan que murieron 5.000 personas. La resistencia de Belchite fue casi numantina. Defendida por el Teniente San Martín y su alcalde R.Trallero cuenta con 6.000 soldados. Por el bando republicano Lister y el general Walter. El ataque aéreo fue importante, luego el asalto de la infanteria, peleando casa a casa. Finalmente los republicanos consiguen tomar el pueblo.
   Los autores destacan el enorme sacrificio que supuso la conquista de Belchite por ambos bandos. Un sacrificio y una victoria moral para los republicanos. Fueron 14 días de horror y guerra. el sufrimiento aumentó por el calor y la ausencia de agua que hacía enloquecer a los sitiados. Los cadáveres sin enterrar (400 en la calle) aumentaron el ambiente de hedor y muerte Posteriormente Belchite caería en manos rebeldes en marzo 1938.

Un esqueleto enorme se levanta en el paisaje: el pueblo viejo. Franco ordenó conservar las ruinas y que los prisioneros republicanos contruyeran al lado el nuevo Belchite. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.